Huracán María

Huracán María

Después de que una serie de tormentas (como los huracanes Harvey, Irma, José y Katia) asolaran la región, el huracán María tocó tierra en Puerto Rico el 20 de septiembre de 2017, y con su fuerza arrasadora marcó un camino devastador a través del Caribe. Durante los primeros seis meses posteriores a la tormenta, Direct Relief donó más de USD 62,6 millones en medicamentos e insumos solicitados a Puerto Rico solo, lo que equivale a un total de 226,8 toneladas y 8,1 millones de dosis diarias definidas de medicamentos en 265 envíos de emergencia.
View of Bauta Abajo community in Orocovis, P.R., on April 5, 2018. The mountain top community  has been without power since hurricane Irma hit the island 7 months ago, leaving the 300 families without a reliable water source.  Por Los Nuestros, a local non-profit that was created in response to hurricane Maria’s aftermath, has been working in the community to donate the installation and equipment to energize and store solar power for their potable water system. Months after the storm the water pumps were being powered by a gas power generator, that could only provide intermittent water of the residents. With funds from Direct Relief two solar power systems could be completed for their two water pumps. (Erika P. Rodríguez for Direct Relief)

Respuestas a Puerto Rico y el Caribe

Florida Medical Center employees walk through a home in the Parcelas Selgas neighborhood of Florida, Puerto Rico, where water lines up the walls indicate where storm waters rose. The entire first story of the home was swamped when Maria made landfall. The standing water in the neighborhood worries doctors, who fear GI illness and mosquito-borne disease will increase. (Lara Cooper/Direct Relief)

El huracán María dejó a muchos sin acceso a electricidad, incluidos algunos centros de salud y hospitales de suma importancia.
79,365 lbs of medications, nutritionals and medical supplies from Direct Relief arrived at the Luis Muñoz Marín International Airport in San Juan. The supplies were staged for distributionin San Juan at a warehouse donated by ABF Freight, on Tuesday, Dec. 19. (Photo by Donnie Hedden for Direct Relief)

Direct Relief trabajó rápidamente para enviar los medicamentos necesarios, incluidos los que dependen del control de la temperatura, como la insulina y las vacunas.
Emergency medical aid was delivered to Health ProMed in Vieques, an island 80 miles east of San Juan that was hit particularly hard by Hurricane Maria. (Photo by Bimarian Films for Direct Relief)

A medida que continúa la recuperación, Direct Relief está atendiendo a los necesitados y centra su ayuda humanitaria en los centros de salud que prestan servicios a las personas que dependen de la red de seguridad sanitaria para recibir servicios esenciales.

Ayuda a las personas en situación de mayor vulnerabilidad

Debido a la falta de energía eléctrica en todo Puerto Rico durante el período posterior al huracán María, la tormenta más fuerte que azotó la región en casi 100 años, fue un desafío determinar de inmediato el impacto total. Direct Relief se comunicó con socios de salud de toda la isla para determinar el estado de sus instalaciones, su personal y sus pacientes. Asimismo, la organización trabajó con contactos en el Centro de Operaciones de Emergencia de Puerto Rico a fin de reunir y completar listas de medicamentos y de insumos médicos que se solicitaron de manera específica. El centro solicitó que todas las donaciones pasaran por sus canales oficiales, los cuales solo Direct Relief estaba en condiciones de manejar a través de su representante legal con el que ya contaba para autorizar productos y trabajar junto con el Departamento de Salud.

English

El 4 de octubre de 2017, Direct Relief realizó un envío crucial de casi 16.000 dosis de insulina a organismos de salud pública en Puerto Rico, el cual se distribuyó en clínicas de salud y hospitales en los que se brindan tratamientos a pacientes con diabetes en toda la isla. Debido a la limitada refrigeración de la isla, fue un desafío almacenar los medicamentos que requerían un control de la temperatura, como la insulina. FedEx coordinó entregas a varios organismos gubernamentales. También se enviaron a la isla tiras de prueba, agujas y jeringas necesarias para controlar la diabetes. En HealthProMed en San Juan, la demanda de insulina era más alta que nunca y gran parte de la insulina donada por Eli Lilly and Company estaba destinada a la clínica. Los farmacéuticos de Florida Medical Center les enseñaron a los pacientes trucos para conservar su insulina y les enseñaron, por ejemplo, cómo usar compresas de hielo y agua fría para mantenerla fresca.

En algunas áreas aisladas, como Utuado y la isla de Vieques en Puerto Rico, se entregaron medicamentos con la ayuda de helicópteros a algunas clínicas, como la Corporación de Servicios Médicos. Los envíos que llegaron allí a mediados de octubre de 2017 sumaron más de USD 120.000 en donaciones de medicamentos e insumos. Utuado tenía acceso limitado a la carretera debido a que las lluvias diarias habían arrasado muchas de las carreteras y puentes que la conectan con el resto de la isla. El viaje en helicóptero solo llevó 45 minutos, una distancia que habría llevado recorrer en vehículo todo el día desde San Juan, incluso por carreteras habilitadas. Direct Relief también aseguró el transporte con la Guardia Costera de los EE. UU. y, así, envió medicamentos esenciales a una clínica en Vieques operada por HealthProMed.

Extensión del alcance de la ayuda

En las semanas posteriores a las tormentas, Direct Relief realizó envíos a las áreas más afectadas, las cuales abarcan desde Puerto Rico a Dominica y a lugares en todo el Caribe. La respuesta fue una operación compleja que abarcó varios países y territorios, en muchos de los cuales había un acceso muy restringido a la comunicación y electricidad como consecuencia de las tormentas. La organización coordinó entregas de kits preenvasados ​​y otros servicios con varios organismos gubernamentales en Puerto Rico, incluida la Administración de Servicios Médicos, la cual dirige ocho hospitales y ocho clínicas de atención primaria.

En septiembre de 2017, Direct Relief invirtió USD 300.000 en efectivo en centros de salud comunitarios en Puerto Rico a fin de brindar asistencia a las iniciativas de recuperación en el período posterior al huracán María. La organización invirtió un monto adicional de USD 50.000 a la Asociación de Atención Primaria de Puerto Rico, en representación de 20 organizaciones sin fines de lucro miembro que dirigen 62 centros clínicos en 53 municipios, en los que se brinda atención médica a casi 350.000 pacientes por año. Asimismo, se enviaron a la organización teléfonos satelitales, lo cual permitió que los miembros pudieran comunicar necesidades médicas urgentes en sus comunidades.

Direct Relief también trabajó junto con la Asociación Nacional de Centros de Salud Comunitarios, la Asociación Nacional de Clínicas Gratuitas y Benéficas, y las Organizaciones Voluntarias Nacionales Activas en Desastres.

El alcance de Direct Relief se extendió por todo el Caribe y permitió que profesionales de la salud obtuvieran insumos cuya demanda era elevada. En Anguila, un avión chárter de FedEx entregó un kit de emergencia médica, tres pálets de antibióticos, analgésicos, kits de higiene y carpas. En Antigua y Barbuda, Direct Relief trabajó con el Ministerio de Salud y envió un kit de emergencia de salud para brindar tratamiento a los residentes de Barbuda que habían sido evacuados a Antigua.

Direct Relief envió un paquete de preparación para huracanes al hospital Peebles en Tórtola que contiene pálets de productos médicos que se solicitaron de manera específica, como antibióticos, soluciones intravenosas, sales de rehidratación oral, kits de higiene y carpas médicas duraderas. Se compraron medicamentos por un valor adicional de USD 15.000 para brindar ayuda a 70 pacientes que recibían diálisis en el hospital, cuya frecuencia de tratamiento pasó de una vez por día a dos veces por semana para ahorrar agua y usar menos máquinas sin daños, en el período posterior a la tormenta. La medicación ayudó a mantener bajos los niveles de potasio y, así, extender los intervalos de tiempo durante los cuales los pacientes podían estar sin recibir tratamiento de diálisis.

En Dominica, el hospital Princesa Margarita, el cual presta servicios en la isla a una población de aproximadamente 70.000 personas, sufrió daños pero aún funciona. Más del 95 por ciento de los edificios e infraestructura en la isla fue destruido o dañado como consecuencia del huracán. Direct Relief realizó envíos al director farmacéutico del país, incluido un kit de salud de emergencia y medicamentos, para contribuir a que aproximadamente 40 pacientes que recibían diálisis en la isla mantuvieran los niveles de potasio bajos durante el período en que no recibieran dicho tratamiento.

En St. Maarten, se transportaron al Centro Médico St. Maarten 10 pálets de insumos y medicamentos de un valor de USD 477.000 y que contenían soluciones intravenosas, antibióticos, sistemas de purificación de agua, kits de higiene y carpas médicas duraderas.

Además, en el East End Medical Center de las Islas Vírgenes de EE. UU., Direct Relief entregó 5 pálets de antibióticos, medicamentos para enfermedades crónicas y vendajes para heridas, de un valor de USD 1,2 millones, a través de FedEx. El centro presta servicios a St. Thomas, St. John y las islas circundantes.

Apoyo brindado a servicios de emergencia mediante la entrega de insumos

Cuando el huracán María azotó a Puerto Rico, ya estaban en camino a los municipios isleños de Culebra y Vieques cuatro cargamentos de antibióticos, suministros para el cuidado de heridas y otros insumos médicos, a los fines de brindar socorro luego del huracán Irma, el cual había ocurrido tan solo algunos días antes. Los cargamentos enviados en respuesta a los huracanes Irma y María también se enviaron a St. Maarten, las Islas Vírgenes de EE. UU. y Gran Bretaña, Anguila, Haití, Santo Tomás y República Dominicana. Direct Relief recibió solicitudes de asistencia médica de varios centros de distribución médica y mantuvo contacto con organizaciones, incluida la Asociación de Atención Primaria de Puerto Rico, una red de centros de salud calificados a nivel federal.

Las necesidades en la isla incluían la atención de diálisis, ya que en Puerto Rico se atendía a alrededor de 120 pacientes de otras partes del Caribe que recibían tratamiento de diálisis. Estos pacientes fueron alojados en hoteles, aunque existía la probabilidad de que se los colocara en refugios para personas con necesidades especiales, y requieren atención a largo plazo. Direct Relief trabajó junto con un médico del Servicio de Salud Pública de EE. UU. y el Centro de Operaciones de Emergencia de Puerto Rico para reunir en una lista las necesidades de insulina de esos pacientes.

El 25 de septiembre, Direct Relief envió kits de emergencia médica como medida de socorro luego del huracán María, los cuales contenían 600 kits de higiene y 12 mochilas médicas incluidas para equipar a los servicios de emergencia con insumos médicos. Posteriormente, esa misma semana, el personal de Direct Relief llegó a San Juan, Puerto Rico, con medicamentos importantes que se habían solicitado, como antibióticos, inhaladores y medicamentos para el tratamiento de la hemofilia. El último llegó a través del transporte de FedEx con temperatura controlada desde Bioverativ, la cual donó los medicamentos, tan solo unas horas antes de que se acabaran con anticipación los suministros del hospital. En el momento del envío, el personal del Hospital Pediátrico de la Universidad de San Juan estimó que tenían entre 24 y 72 horas hasta que se agotaran los medicamentos coagulantes de factor VIII y IX. Quedarse sin el medicamento podría haber puesto en peligro la vida de un paciente joven con hemofilia, quien estaba recibiendo tratamiento por hemorragia renal antes de que llegara la donación.

Direct Relief también entregó varios kits de salud de emergencia, cada uno con suficientes medicamentos esenciales para brindar tratamiento a 100 pacientes durante un período de 3 a 5 días. Estos se entregaron al Departamento de Salud de Puerto Rico y a un equipo médico de 75 médicos y enfermeras que se reunieron en San Juan para recoger insumos y luego se desplegaron en 15 ciudades en todo Puerto Rico para brindar atención médica. En total, se entregaron casi USD 2 millones en ayuda médica en aquellos primeros días al Departamento de Salud de Puerto Rico.

Trabajo junto con la tecnología

Direct Relief amplió su capacidad de análisis y mapeo al activar la Red Humanitaria Digital, una confederación de voluntarios y profesionales virtuales que trabajan en ayuda humanitaria, análisis de datos y tecnología de la información. La red conectó a entidades humanitarias con Planet, una de las principales compañías de teledetección del mundo, que proporcionó una de las primeras fuentes de datos para evaluar con precisión las condiciones posteriores a los huracanes en Puerto Rico.

La red también conectó a Direct Relief con GIScorps, un grupo de profesionales de sistemas de información geográfica que se ofrecen como voluntarios, sobre todo durante eventos de respuesta a crisis, a fin de mejorar el uso de la información espacial por parte de entidades humanitarias. Dentro de las 24 a 36 horas posteriores a la solicitud inicial, la organización se conectó con 7 profesionales de teledetección, quienes siguieron un flujo de trabajo para identificar las ubicaciones de las clínicas y las imágenes disponibles; luego, asignan niveles de daños probables a cada área.

DigitalGlobe produjo imágenes satelitales de alta resolución y la Patrulla Aérea Civil del ala de Puerto Rico hizo volar una serie de aviones pequeños sobre la isla para sacar fotos de áreas críticas de interés.

Socios corporativos

Algunas compañías que donaron medicamentos e insumos fueron 3M; Abbott; AbbVie; ABF Freight; Alcon; Allergan plc; Fundación Amgen; Amneal Pharmaceuticals; Ansell Healthcare; Apotex Inc .; AstraZeneca; Baxter International Inc .; Bayer; BD; Fundación Boehringer Ingelheim Cares; Bristol-Myers Squibb; Cera Products, Inc .; Cipla; Colgate Oral Pharmaceuticals; Coola Suncare; CVS; DayOne Response; Dr. Reddy’s Laboratories; Eli Lilly and Company; Essential Oxygen; Ethicon; GSK; Henry Schein; Integra LifeSciences; InTouch Health; Janssen Pharmaceutical Companies de Johnson & Johnson; Kaléo; LifeScan, Inc .; Magno-Humphries Labs; Medtronic; Merck & Co., Inc .; Mylan; Nephron Pharmaceuticals Corporation; Noble Laboratories, Inc .; Novartis; Pfizer; Prestige Brands; Sagent Pharmaceuticals; Fundación Sanofi para América del Norte; Sappo Hill Soapworks; Starbucks; Sundial Brands; Teva Pharmaceuticals USA; Trividia Health; Vaseline; We Care Solar; y Wisconsin Pharmacal Company.

En situaciones de emergencia, solo puedes hacer lo que haces todos los días

Direct Relief es la única organización sin fines de lucro que está autorizada a distribuir medicamentos de venta con receta en los 50 estados de EE. UU. Entre las temporadas de huracanes de 2016 y 2017, Direct Relief realizó 5000 envíos a su red de más de 1400 clínicas y centros de salud sin fines de lucro en todo el país, lo que lo convierte en el programa caritativo más grande de EE. UU. que proporciona medicamentos e insumos gratuitos a los centros de salud en los que se brinda tratamiento a pacientes con bajos ingresos sin cobertura médica.

A fines de octubre de 2017, Direct Relief transportó por vía aérea 152.604 libras (69.220 kilos) de recursos médicos al Departamento de Salud, hospitales y centros de salud comunitarios en Puerto Rico. El avión de carga MD-11 partió de Miami hacia San Juan con medicamentos e insumos de un valor de USD 21 millones, entre los que se encuentran soluciones intravenosas, suplementos nutricionales, repelente de insectos y medicamentos recetados para afecciones agudas y enfermedades crónicas. Las donaciones de 44 compañías de atención médica se incluyeron entre los 300 artículos del envío, todos los cuales se solicitaron específicamente por 19 hospitales de atención médica especializada y centros de emergencia, 20 centros de salud comunitarios sin fines de lucro y el Departamento de Salud de Puerto Rico. Ese mes, la respuesta de emergencia de Direct Relief en Puerto Rico incluyó 54 envíos a 27 instalaciones por un total de USD 3,6 millones de insumos. La Fundación Clinton ayudó a coordinar y asesorar al equipo de Direct Relief durante la respuesta de la organización a la temporada de huracanes del año 2017.

Entre los productos críticos enviados, se encontraban 565 frascos de factor de coagulación de la sangre para niños con hemofilia, 15.600 frascos de insulina, 35 paquetes médicos de emergencia que contienen una amplia gama de medicamentos e insumos recetados, 1500 luces solares y más de 4000 botellas de repelente de insectos para proteger contra el virus Zika. La respuesta de Direct Relief en Puerto Rico coincidió con las amplias respuestas a los huracanes anteriores, Harvey e Irma.

En noviembre de 2017, Direct Relief invirtió hasta USD 5 millones en subvenciones en efectivo para ayudar a centros de salud en Puerto Rico que atienden necesidades de salud en curso a raíz del huracán María. Para cuando se efectuó la inversión, Direct Relief había realizado más de 126 envíos de ayuda médica de emergencia, por un valor total de USD 29,7 millones, a instalaciones y equipos en todo Puerto Rico. En total, Direct Relief había proporcionado más de USD 39 millones en asistencia médica a instalaciones en los países afectados hasta ese momento.

En diciembre de 2017, otro avión chárter de Direct Relief aterrizó en el Aeropuerto Internacional Luis Muñoz Marín en San Juan con 79.365 libras (36.000 kilogramos) de productos de asistencia médica solicitados por organismos gubernamentales, asociaciones, hospitales y clínicas en toda la isla. El contenido del transporte aéreo incluyó cerca de 40 toneladas de medicamentos y productos médicos esenciales, por un valor de USD 20,6 millones de productos donados.

Posteriormente, en el segundo trimestre de 2018, Direct Relief trabajó junto con VOCES, una organización sin fines de lucro, para proporcionar más de 40.000 dosis de vacuna contra la influenza donadas por el fabricante farmacéutico Sanofi. Direct Relief fue la primera organización no gubernamental en proporcionar vacunas a Puerto Rico después del huracán María.

Direct Relief se compromete a responder a las necesidades en curso en Puerto Rico durante todo el proceso de recuperación.