Hurricane Maria

Una Comunidad en Puerto Rico Energiza Su Futuro

Una bomba de agua opera libremente, en Bauta Abajo, al ser energizada por un conjunto de baterías y paneles solares. (Tony Morain/Direct Relief)
Una bomba de agua opera libremente, en Bauta Abajo, al ser energizada por un conjunto de baterías y paneles solares. (Tony Morain/Direct Relief)

Don Andrés Rodríguez Rodríguez se propuso describir su comunidad, y apalabró de inmediato una frase repleta de afectos.

“Perfecta, mi comunidad es perfecta”, dijo el puertorriqueño de 85 años, quien vive 3,000 pies sobre el nivel del mar en Bauta Abajo, Puerto Rico, uno de los barrios de la isla desde donde tocar las nubes parece una posibilidad.

(English)

Pero, desde que el huracán María devastó a Puerto Rico, las condiciones de esta comunidad se encuentran muy lejos de la perfección.

Los daños ocasionados por el impacto del huracán María son aún notables en la comunidad Bauta Abajo. (Foto de Erika P. Rodríguez para Direct Relief)
Los daños ocasionados por el impacto del huracán María son aún notables en la comunidad Bauta Abajo. (Foto de Erika P. Rodríguez para Direct Relief)

Bauta Abajo no recibe servicios de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA). Sus residentes dependen de pozos hincados operados con electricidad, pero no tienen servicios de energía eléctrica desde hace más de siete meses, cuando el huracán Irma perjudicó a Puerto Rico.

El pasado 20 de septiembre, el país apenas se recuperaba del Huracán Irma cuando, sin más, los vientos destructores categoría cuatro del huracán María comenzaron desarmar el país.

Rodríguez lo vivió. Las experiencias de este exagricultor de café, yautía, plátanos, guineos y flores desde se entretejen con las de su comunidad.

Andrés Rodríguez Rodríguez, de 85 años, posa para un retrato en su hogar, en la comunidad Bauta Abajo, en Orocovis, Puerto Rico. (Foto de Erika P. Rodríguez para Direct Relief)
Andrés Rodríguez Rodríguez, de 85 años, posa para un retrato en su hogar, en la comunidad Bauta Abajo, en Orocovis, Puerto Rico. (Foto de Erika P. Rodríguez para Direct Relief)

En 1968, Rodríguez -junto a 12 vecinos- construyó el sistema de tuberías que transportó por primera vez el agua desde caudales de ríos hasta carreteras y hogares en Bauta Abajo. Aquel tiempo, rememoró el puertorriqueño de mirada anecdótica, los habitantes del barrio trabajaron unidos en pos del desarrollo de su comunidad. Ese ímpetu se ha repetido tres veces más. En 1996, por ejemplo, fueron los residentes quienes construyeron los pozos hincados que hoy utilizan. Y, hace poco, cuando el Huracán María los dejó aislados y sin recursos, salieron a las calles, talaron troncos, limpiaron la vegetación destruida, y recogieron montañas de escombros.

La muestra más reciente del espíritu colaborativo de esta comunidad, empero, sucedió el pasado febrero, cuando escucharon acerca de la existencia de un grupo llamado Por Los Nuestros.

“Por Los Nuestros”

Mientras Puerto Rico comenzaba a recuperarse de los estragos post María, un grupo de individuos se preocupó por sufragar necesidades en su país. Así nació Por Los Nuestros, un colectivo dedicado a la solución de problemas ciudadanos.

El grupo liderado por Josué ‘Jay’ Fonseca, Manuel “Manolo” Cidre Miranda, Dr. Francisco Arraiza Antonmattei, Anabelle Torres Colberg y Nick Pastrana Villafañe identificó Bauta Abajo como una comunidad sin acceso a agua potable.

Tras recibir una beca otorgada por la organización Direct Relief, gestionaron la instalación de dos estaciones de energía renovable en Bauta Abajo, para que la comunidad pueda operar su sistema de agua sin depender de la Autoridad de Energía Eléctrica de Puerto Rico.

Damaged lines at Bauta Abajo community in Orocovis, P.R., on April 5, 2018. The mountain top community has been without power since hurricane Irma hit the island 7 months ago, leaving the 300 families without a reliable water source. Por Los Nuestros, a local non-profit that was created in response to hurricane Maria’s aftermath, has been working in the community to donate the installation and equipment to energize and store solar power for their potable water system. Months after the storm the water pumps were being powered by a gas power generator, that could only provide intermittent water of the residents. With funds from Direct Relief two solar power systems could be completed for their two water pumps. (Erika P. Rodríguez for Direct Relief)
Tendidos eléctricos dañados permanecen suspendidos en la comunidad. (Foto de Erika P. Rodríguez para Direct Relief)

“Estamos instalando un sistema solar con batería de reserva. Por lo tanto, por la noche [los residentes] pueden activar el sistema para proveerle agua a la comunidad. Aunque no haya sol van a poder tener electricidad”, explicó Edward Previdi, contratista e ingeniero eléctrico a cargo de las instalaciones.

Las estaciones de energía solar energizan las dos bombas de agua de la comunidad. En la primera estación, se instalaron paneles solares junto a baterías y otras tecnologías; en la segunda, se añadieron baterías a paneles existentes para erradicar su dependencia al sol.

La iniciativa comenzó a concretizarse en febrero, y se espera que desde el 20 de abril funcione en su totalidad. Las manos y la voluntad de Rodríguez y otros miembros de la comunidad han sido vitales para el desarrollo del proyecto.

Wilfredo Cabrera, from Green Energy System Corp., installs the inverters for the new battery in the solar power system that will energize a water pump at Bauta Abajo community in Orocovis, P.R., on April 5, 2018. The mountain-top community has been without power since hurricane Irma hit the island 7 months ago, leaving about 300 families without a reliable water source. Por Los Nuestros, a local non-profit that was created in response to hurricane Maria’s aftermath, has been working in the community to donate the installation and equipment to energize and store solar power for their potable water system. Months after the storm the water pumps were being powered by a gas power generator, that could only provide intermittent water of the residents. With funds from Direct Relief two solar power systems could be completed for their two water pumps. (Erika P. Rodríguez for Direct Relief)
Wilfredo Cabrera, empleado de la compañía Green Energy Systems, instala inversores de energía en el sistema solar destinado a energizar una de las bombas de agua de la comunidad Bauta Abajo. (Foto de Erika P. Rodríguez para Direct Relief)

“Ellos se ayudan. Ellos quieren buscar las soluciones,” aseguró Nick Pastrana Villafañe, miembro de la Junta de Directores de Por Los Nuestros.

“Desde el día uno en el que llegamos aquí, ellos dijeron: ¿qué podemos hacer? Esta comunidad desde el día uno trabajó con nosotros, simplemente por ayudar a su gente, y hay que decirlo: tiene un gran liderato,” añadió. Prueba de esa energía lo son los residentes Melvin Vázquez Ortíz y Francisco Alvarado Hernández, quienes, junto a otros vecinos, construyeron una zanja de 160 pies y un refugio de cemento para proteger el sistema de baterías recargables del proyecto.

“Sin su ayuda hubiéramos estado trabajando aquí dos días más porque solo teníamos cuatro hombres,” aseguró Previdi, agradecido por la participación de la comunidad.

From left, Melvin Vázquez Ortiz, 45, and Francisco Alvarado Hernández, 61, are the residents in charge of monitoring the new solar systems that power the communities two water pumps at the Bauta Abajo community, Orocovis, P.R., on April 5, 2018. The mountain-top community has been without power since hurricane Irma hit the island 7 months ago, leaving about 300 families without a reliable water source. Por Los Nuestros, a local non-profit that was created in response to hurricane Maria’s aftermath, has been working in the community to donate the installation and equipment to energize and store solar power for their potable water system. Months after the storm the water pumps were being powered by a gas power generator, that could only provide intermittent water of the residents. With funds from Direct Relief two solar power systems could be completed for their two water pumps. (Erika P. Rodríguez for Direct Relief)
De izquierda a derecha, Melvin Vázquez Ortíz y Francisco Alvarado Hernández, residentes encargados de monitorear los sistemas solares destinados a energizar las dos bombas de agua de la comunidad Bauta Abajo. (Foto de Erika P. Rodríguez para Direct Relief)

Para Rodríguez, el espíritu trabajador de Bauta Abajo no es sorpresa. A sus 84 años trabajaba a tiempo completo con la tierra, entre trazos de agricultura, y ahora, un año más tarde, dedica sus días a velar por las bombas que proveen agua potable a su comunidad.

Instalación de inversores y baterías de sistema destinado a energizar una de las bombas de agua que provee agua a la comunidad Bauta Abajo, en Orocovis, Puerto Rico. (Foto de Erika P. Rodríguez para Direct Relief)
Instalación de inversores y baterías de sistema destinado a energizar una de las bombas de agua que provee agua a la comunidad Bauta Abajo, en Orocovis, Puerto Rico. (Foto de Erika P. Rodríguez para Direct Relief)

Cuando observa su barrio, no solo ve caminos. Recuerda décadas de esfuerzos por mantener viva la comunidad que ama — una comunidad que, gracias a la resistencia de su gente, ha sobrevivido la contundente fuerza de la naturaleza.

Andrés Rodríguez Rodríguez en su hogar, en la comunidad Bauta Abajo, en Orocovis, Puerto Rico. Bauta Abajo no tiene electricidad desde hace más de siete meses, cuando el huracán Irma impactó la isla dejando a residentes sin fuentes de agua potable. El puertorriqueño supervisa el mantenimiento de dos bombas de agua que benefician a alrededor de 300 hogares. Las bombas son energizadas por un sistema de energía solar instalado recientemente, financiado por Direct Relief y coordinado por el grupo Por Los Nuestros. (Foto por Erika P. Rodríguez para Direct Relief)

– Alejandra Rosa Morales es una periodista independiente radicada en Puerto Rico.

Related Stories

The Latest