News

Puerto Rico Earthquake 2020

Conozca A La Partera Que Cuida A Algunas De Las Mujeres Más Vulnerables De Puerto Rico

Cuando los terremotos sacudieron a Puerto Rico este año, esta partera fue donde sus pacientes más la necesitaban. Ahora está encontrando nuevas formas de ayudarlos.

La partera Rebecca García Ortiz examina a un paciente en su camioneta después de un terremoto. (Foto cortesía de Rebecca García Ortiz)
La partera Rebecca García Ortiz examina a un paciente en su camioneta después de un terremoto. (Foto cortesía de Rebecca García Ortiz)

Después de que un terremoto de magnitud 6.4 sacudiera a Puerto Rico en enero, la partera Rebecca García Ortiz examinó a las mujeres en los
patios posteriores de estaciones de bomberos y en el estacionamiento de un centro comercial.

English

Para los afortunados cuyas casas o departamentos no sufrieron daños, García Ortiz los visitó en su domicilio. Para las mujeres que fueron desplazadas, iría a los refugios. Después del terremoto, su día comenzaba a las ocho de la mañana cada mañana y terminaba a las 10 de la noche, cuidando a más de 100 mujeres diariamente en la región gravemente afectada al suroeste de la isla.

El terremoto causó daños significativos y extensos, dejando muchas casas inhabitables. Aproximadamente 3.000 personas fueron a refugios al aire libre administrados por el gobierno, según el Departamento de Estado, mientras que otros crearon sus propios refugios improvisados en campos de béisbol y parques.

Incluso las personas cuyas casas no sufrieron daños eligieron quedarse en refugios, por temor a que las réplicas sísmicas pudieran golpearles después. La salud mental en Puerto Rico, que ya era frágil después del huracán María, experimentó un revés adicional. Aunque los hospitales de la región no sufrieron daños, establecieron protocolos de seguridad y establecieron hospitales portátiles con carpas en sus estacionamientos como medida de precaución.

Mientras la mayoría de los servicios médicos aún estaban disponibles, el acceso a la atención prenatal era más difícil de conseguir, dijo García Ortiz.

CUIDADO PRENATAL Y MÁS ALLÁ

Incluso antes de los terremotos, dijo García Ortiz, muchos de sus pacientes no recibían suficiente atención prenatal, o tenían otras condiciones de salud monitoreadas, dado que vivían lejos de un consultorio médico y tendrían que esperar muchas horas para recibir tratamiento.

Pero a raíz de las circunstancias elevadas a causa de los terremotos, García Ortiz vio la necesidad y dio un paso al frente, desempeñando un papel crucial en el apoyo a las mujeres embarazadas de la región. No es ajena a las situaciones difíciles. Partera y trabajadora social voluntaria, no solo se ocupa de las mujeres durante el embarazo.

Si las mujeres y las adolescentes embarazadas con las que trabaja necesitan ayuda para encontrar una fuente de alimento, ella las ayudará a hacerlo. Si experimentan violencia por la pareja íntima, ella los acompaña a través del proceso legal y encuentra los recursos de asesoría adecuados.

Después del huracán María y los terremotos de 2020, García Ortiz y otros colegas notaron que las mujeres estaban experimentando partos prematuros debido al estrés, la depresión y otros problemas de salud mental. Al visitar a las mujeres en sus hogares, García Ortiz notó condiciones insalubres e incluso niños desnutridos.

“Los desastres naturales causan mucha inseguridad, especialmente si hay perdida de trabajo”, dijo. “Esto generó mucho estrés. Muchas mujeres tenían dificultad al sentir a sus bebés”.

UNA NUEVA FORMA DE ATENCIÓN A LOS PACIENTES

A menudo, García Ortiz siente que los bajos ingresos y la falta de información sobre lo que está disponible se interpretan como barreras para los servicios de atención médica. Para superar esto, ha comenzado a colaborar con el Centro Familiar Cristiano, una iglesia en Sabana Grande. Durante el huracán María y los terremotos, la iglesia ofreció apoyo emocional, alimentos y suministros de emergencia para mujeres embarazadas y niños.

Ahora, trabajando con García Ortiz durante la pandemia, han ayudado a más de 300 familias con alimentos y han brindado a más de 40 mujeres embarazadas la atención prenatal y posparto que necesitaban. Además, para asegurarse de que las mujeres tengan un lugar confiable para encontrar atención de salud materna incluso durante tiempo de emergencias, García Ortiz y el Centro Familiar Cristiano decidieron equipar un área de las instalaciones de la iglesia con el equipo necesario.

Cuando no haya emergencia, el área se utilizará para brindar clases gratuitas de parto y lactancia a las mujeres en las zonas de la isla afectadas por el terremoto. Ahí es donde entra Direct Relief. La organización, con el apoyo financiero de AbbVie, donó una máquina de ultrasonido portátil y un monitor cardíaco fetal portátil al recién establecido Centro de Salud Familiar Cristiano, lo que permite a las parteras cuidar a las mujeres tanto en la iglesia como, en caso de que la situación lo requiera, en sus hogares, refugios o en cualquier otro lugar donde se necesite ayuda.

Para García Ortiz la portabilidad, que incluye la capacidad de moverse y tratar a los pacientes en casi cualquier lugar, es la mayor fortaleza de una partera. Y en una isla donde los ginecólogos y obstetras ya son muy escasos, está convencida de que las parteras tienen un papel vital que desempeñar, ya sea que haya un desastre o no.


Desde que el huracán María tocó tierra en Puerto Rico, Direct Relief ha proporcionado un total de $75 millones en ayuda médica y apoyo financiero a proveedores de salud y organizaciones locales en la isla, incluyendo a las que respondieron a la serie de terremotos de este año. Este apoyo equivale a más de 600.000 libras de ayuda médica y 10,6 millones de dosis diarias precisas de medicamentos.

Related Stories

The Latest