Protegiendo A Trabajadores De Salud Al Frente De COVID-19 En Puerto Rico.

Direct Relief donó 124 respiradores motorizados purificadores de aire a centros comunitarios y hospitales en toda la isla.

News

Covid-19

Un equipo médico del Hospital San Lucas en Ponce, Puerto Rico trabajan en un paciente. El trabajador de salud a la cabeza del paciente usa un respirador motorizado purificador de aire. (Foto cortesía de Dr. Carlos García Goubern)
Un equipo médico del Hospital San Lucas en Ponce, Puerto Rico trabajan en un paciente. El trabajador de salud a la cabeza del paciente usa un respirador motorizado purificador de aire. (Foto cortesía de Dr. Carlos García Goubern)

El Dr. Carlos García Goubern, un médico puertorriqueño, sabe que Covid-19 no desaparecerá. “Todo el mundo está esperando una píldora mágica que, cuando la tomes, erradicará el Covid. Lamentablemente, eso no sucederá”, dijo el Dr. García Goubern, médico de la sala de emergencias del Hospital San Lucas en Ponce.

“Estamos lidiando con un virus que, mientras se transmite, estamos aprendiendo a tratar, controlar y [comprender] las implicaciones que tiene”. Al comienzo de la pandemia, el Dr. García Goubern notó una disminución en el número de visitas a la sala de emergencias de su hospital. Al mismo tiempo, observó un aumento en la mortalidad de pacientes con enfermedades crónicas.

English

“En los primeros meses, los pacientes tenían miedo de acudir a la sala de emergencias”, recordó. “Desafortunadamente, algunos de los que tenían enfermedades crónicas que se agravaron no salieron de sus casas por miedo, y lamentablemente murieron”. El Dr. Jesse Alemán Ortiz, jefe de la unidad de cuidados intensivos del Hospital Damas de Ponce, vio efectos similares. El Dr. García Goubern enfatizó que muchas de las muertes por enfermedades crónicas pueden prevenirse si las personas buscan ayuda a tiempo.

La clave es el diagnóstico precoz y la continuidad del tratamiento. “Hay algunas condiciones en las que no puedes dejar pasar 3 días”, dijo. Pero los puertorriqueños se han adaptado a vivir con Covid. En los últimos meses, dijeron ambos médicos, los pacientes se han sentido más cómodos al continuar con su atención primaria y especializada.

También han aumentado sus visitas a la sala de emergencias, lo que, si bien puede ayudar a reducir las muertes relacionadas con enfermedades crónicas, también ejerce más presión sobre el personal médico. Ambos médicos admitieron que su mayor temor es llevar el virus a casa.

“Mi miedo es llevar el virus a mi casa e infectar a mi esposa e hijos que han estado aislados [durante el cierre] y saben que [yo soy] su única exposición al virus”, dijo el Dr. Alemán Ortiz.

Como parte de la estrategia continua de Direct Relief para proteger a los trabajadores de primera línea durante la pandemia, la organización ha donado 124 respiradores motorizados purificadores de aire (PAPR), equipos no desechables que protegen contra el aire contaminado, a centros de salud comunitarios y hospitales en todo Puerto Rico.

Los PAPR fueron donados por 3M, socio de Direct Relief desde hace mucho tiempo, y fabricados por Ford. 3M se se puso en contacto con Direct Relief para ofrecer los respiradores y la organización rápidamente comenzó a distribuirlos a los proveedores de atención médica que atienden a pacientes durante la crisis de Covid-19.

Según los CDC, este equipo puede usarse para protección durante procedimientos de atención médica en los que los profesionales de la salud están expuestos a mayores riesgos de patógenos en aerosol, como intubaciones, resucitación cardiopulmonar, autopsias, ciertos procedimientos de odontología y pruebas de función pulmonar.

Se entregaron tres PAPR al Hospital San Lucas; dos fueron ingresados en la Unidad de Cuidados Intensivos y uno en la sala de emergencias. Los intensivistas, que atienden a pacientes críticamente enfermos, estarán entre los que usarán el equipo, dijo el Dr. García Goubern.

“Hacemos una serie de procedimientos en los que estamos en contacto directo con el paciente. [Con este equipo] podemos protegernos. Se puede reutilizar, por lo que lo desinfectamos como lo haríamos con cualquier otro equipo. Nos brinda seguridad, confianza y movilidad”, dijo. El Dr. Alemán Ortiz, cuyo hospital también recibió tres respiradores, dijo que “ha sido increíble”.

En el Hospital Damas, los PAPR fueron entregados a la sala de emergencias y la unidad de cuidados intensivos, donde los médicos estuvieron más expuestos. El Dr. Alemán Ortiz explicó que los trabajadores de la salud inicialmente sintieron una gran resistencia al tratamiento de pacientes sospechosos de Covid. Pero con este equipo, dijo, “ahora se sienten seguros”.

A la luz de la reciente orden ejecutiva que permite la reapertura de la mayoría de los establecimientos comerciales, ambos médicos esperan que los casos positivos sigan aumentando. De hecho, ambos dijeron que esperan que las condiciones empeoren a menos que las personas sigan las pautas de distanciamiento social y continúen el uso de las máscaras. Pero confían en que los PAPR ofrecerán la protección que necesitan para resistir los próximos meses.

Giving is Good Medicine

You don't have to donate. That's why it's so extraordinary if you do.