La telemedicina está arrasando en Puerto Rico y llegó para quedarse

Necesitada por emergencias y una pandemia mundial, la tecnología está aumentando el acceso a la atención primaria y especializada en la isla.

News

Covid-19

La Dra. Vanessa Reyes, médica general de práctica en la Community Health Foundation, brinda una consulta de telesalud a un paciente. (Ana Umpierre/Direct Relief)
La Dra. Vanessa Reyes, médica general de práctica en la Community Health Foundation, brinda una consulta de telesalud a un paciente. (Ana Umpierre/Direct Relief)

Incluso antes del Covid-19, la telemedicina estaba lista para barrer Puerto Rico. Pero la pandemia aceleró su uso en toda la isla, y los proveedores dicen que llegó para quedarse.

La Dra. Celia Lozada, médica de familia del centro de salud comunitario, MedCentro, dijo que uno de sus pacientes, una mujer de 50 años que había sufrido un derrame cerebral y fue internada en un centro para personas mayores, disfruta de su acceso a telesalud. “Puede comunicarse conmigo de manera más constante, en lugar de esperar a que la lleven a la cita”, dijo Lozada.

English

“Esto le da más independencia”. Los centros de salud comunitarios como MedCentro se utilizan ampliamente en Puerto Rico, donde una proporción significativa de la población está médicamente desatendida. Pero para las personas que viven en comunidades rurales, el transporte suele ser una barrera para recibir atención médica oportuna.

Junto con el éxodo masivo de proveedores de atención médica de Puerto Rico, que ha estado ocurriendo durante años, esta falta de acceso significa retrasos serios, a veces graves, para la atención primaria y especializada. Algunos pacientes han esperado hasta ocho meses para ver a un médico. Además, la mayoría de los centros de salud comunitarios no cuentan con especialistas en el personal.

Eso significa que los residentes que viven en las comunidades más remotas y a menudo montañosas de la isla tienen que viajar a centros urbanos, como Ponce y San Juan, para recibir consultas. Un desastre natural puede afectar gravemente los viajes por carretera, lo que, a su vez, afecta la continuidad de los servicios de salud en todo Puerto Rico. Por ejemplo, los terremotos de enero del 2020, que causaron graves daños en los municipios de Yauco y Ponce, frenaron la atención especializada en esas áreas. Incluso aquellos que no se encontraban en las zonas afectadas por el terremoto no pudieron acudir a sus especialistas.

AUMENTAR EL ACCESO A LA ATENCIÓN MÉDICA

Para ampliar el acceso a estos servicios esenciales en las comunidades rurales, Direct Relief otorgó subvenciones al Fideicomiso de Ciencia, Tecnología e Investigación de Puerto Rico, o PRSTRT, y a la Fundación de la Escuela de Medicina de Ponce, o PMSF, para brindar atención especializada y de salud mental, respectivamente. En colaboración con médicos de la Facultad de Medicina de la Universidad de Puerto Rico, la PRSTRT está brindando consultas de telemedicina con médicos especialistas a pacientes en clínicas de los municipios de Castañer, Jayuya y Arroyo.

Este acceso ha marcado una diferencia fundamental para los pacientes, dijo el Dr. José Rodríguez, director médico del Hospital General de Castañer. La clínica ahora puede brindar consultas una vez a la semana con un neumólogo y un oftalmólogo. “No tenemos nefrólogos ni psiquiatras [porque] son difíciles de encontrar. Con el equipo de telemedicina podemos tener todos los médicos especialistas que necesitamos”, dijo Rodríguez. Espera que la clínica ofrezca estos servicios especializados a partir del próximo año.

Además, la tecnología permite a los pacientes hospitalizados acceder a servicios remotos. Las emergencias en curso después del huracán María continúan afectando la salud mental de muchos puertorriqueños. La Dra. Laura Domenech, Oficial Médico Superior de la Fundación de la Escuela de Medicina de Ponce, informa que los terremotos y la pandemia Covid-19 han dado lugar a una amplia demanda de terapeutas cognitivo conductuales y psiquiatras.

Y los proveedores de servicios de salud mental son escasos, particularmente en comunidades remotas. Domenech dijo que la telemedicina ha reforzado su capacidad para brindar servicios de salud mental en más de 40 municipios. Al mismo tiempo, les ha ayudado a superar parte del estigma de buscar atención de salud mental.

“Dado que las personas no tienen que ir al consultorio de un médico, es más fácil para los pacientes hablar desde la comodidad de su propia casa”, explicó Domenech. La Dra. Virgen Quiñones, psiquiatra de la Facultad de Medicina de Ponce, supervisa el tratamiento de estos pacientes. En particular, dijo que los pacientes con trastornos por uso de sustancias se han beneficiado del acceso a la telemedicina. Describió a dos pacientes en particular, quienes ahora están en remisión después de más de 10 años de consumo de sustancias. “La telemedicina ha sido una bendición. Su situación habría sido diferente de otra manera debido a problemas de accesibilidad”, dijo Quiñones.

MIRANDO AL FUTURO

Además, sobre la base de las evaluaciones realizadas después del huracán María y en respuesta a la pandemia de Covid-19, Direct Relief otorgó $1 millón entre 16 centros de salud para implementar una red de telesalud en toda la isla diseñada para brindar atención primaria y preventiva.

Si bien el objetivo inmediato es proteger a los pacientes y los trabajadores de salud durante la emergencia de salud pública, la organización ve la telesalud como una solución sostenible para la escasez de profesionales de la salud y las barreras de transporte en la isla. Los médicos también sostienen que la telesalud ha sido primordial para monitorear la salud de sus pacientes en general, particularmente para aquellos con enfermedades crónicas.

En la estela de los terremotos, muchos pacientes perdieron sus hogares y tuvieron que reubicarse, interrumpiendo su tratamiento en el proceso. Desde el principio de la pandemia, también, algunos pacientes con enfermedades crónicas no han sido monitoreados porque tenían miedo de visitar los centros de salud. La telesalud está cambiando eso. Lozada, la médica de MedCentro, dijo que ha podido casi duplicar el número de pacientes que atiende y proporcionar un seguimiento más frecuente.

“El seguimiento es más fácil”, dijo. “Al brindarles acceso a telesalud, se sienten motivados a buscar atención, ya que pueden contactarnos desde donde se encuentren”.


Desde que el huracán María tocó tierra en Puerto Rico, y con el apoyo de AbbVie, Direct Relief ha proporcionado un total de $84.2 millones en ayuda médica y más de $17 millones en asistencia financiera para la respuesta de emergencia y el apoyo continuo al sistema de salud de la isla.

Giving is Good Medicine

You don't have to donate. That's why it's so extraordinary if you do.